Usamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información Aquí.

Elección de abogado

¿Qué es importante a la hora de elegir un abogado?

Publicado el 15/06/2020 por

Cuando un cliente busca un abogado porque tiene un asunto o problema que necesita la actuación de un profesional, se suele hace muchas preguntas por primera vez, ya que muchas veces no ha tenido contacto antes con ningún abogado ni sabe realmente como funciona esa profesión ni conoce a ningún profesional de confianza.

Tras muchos años de atender a clientes y escucharlos cuales fueron las preguntas que se realizaron antes de elegirnos podemos decir que las mas importantes son quizás estas:

Necesito un especialista en penal o en civil u otra materia ¿Cómo puedo saber que mi abogado es especialista en dicha materia?

Por regla general, los abogados, en España, tenemos conocimientos y llevamos activamente casos de distintas materias, es decir, un abogado puede llevar temas de varias especialidades sin problema. No obstante, es cierto que los abogados tienden a especializarse en alguna materia concreta con el paso del tiempo, de ahí de hablar de “abogado penalista” o “abogado matrimonialista”.

Puede preguntar a su abogado por si ha llevado ese tipo de asuntos antes o por su formación, pero realmente a nuestro entender, lo mas valioso es preguntar por su experiencia. Si un abogado lleva 20 años prestando servicio para sus clientes por ejemplo, no dude que dicho profesional ha llevado cientos, quizás miles de asuntos y esa experiencia, formación, información y saber hacer lo tendrá usted de su lado para su asunto.

En nuestro despacho llevamos ya 20 años atendiendo a nuestros clientes, que nos recomiendan.

No conozco a ningún profesional y ningún amigo o conocido me han recomendado alguno ¿Dónde lo busco?

Muchos de nuestros clientes, suelen venir recomendados por algún amigo o familiar al que ya hemos tramitado algún asunto, pero también recibimos a clientes que nos llegan por redes sociales, nuestra web o buscadores como páginas amarillas.  Nuestra recomendación es acudir en persona al despacho, ver que tipo de abogados le atienden, si le dedican tiempo, si saben resolver sus dudas, preguntarle por su formación o experiencia y posteriormente, si nos da confianza contratar sus servicios.

¿Donde puedo encontrar un abogado barato?

Una de las preguntas recurrentes de nuestros clientes es el precio a pagar por los servicios que contratan. Aquí es importante la transparencia y la honestidad. Si el abogado nos da un presupuesto por adelantado, si nos lo da por escrito, si el presupuesto es claro y nos lo explica.

Los servicios jurídicos no suelen ser baratos, esa es la verdad y ello porque lo que contratamos es a personal cualificado, con experiencia, que asuman nuestro problema como si fuera suyo y con unos conocimientos y un bagaje profesional que nos aseguren una alta calidad en la resolución de nuestro problema, que normalmente, es una cuestión importante para nuestras vidas, para nosotros mismos y muchas veces para nuestra familia.

Nosotros recomendamos huir de “ofertas” y precios “low cost” en servicios jurídicos. Muchos de nuestros clientes vienen rebotados de dichas ofertas tan tentadoras, desencantados y muchas veces con su tema realmente arruinado, bien porque no les prestan la atención que su asunto merece o bien porque las soluciones aportadas no son óptimas, por falta de conocimiento o de experiencia.

Lo importante del servicio de un abogado no es que sea barato, sino que sea competitivo y acorde a solución que su asunto precisa. Muchas veces, por una diferencia que a la larga resulta ser de escasa entidad, se puede contratar a profesionales bien cualificados y con una experiencia y bagaje valiosísimo para defender sus intereses y sobre todo, sentirse bien atendido y tratado.

¿Me esta diciendo el abogado la verdad o solo lo que yo quiero escuchar?

Es importante que el abogado sea honesto con sus clientes y les diga la verdad sobre lo que piensa de su asunto, de sus posibilidades, de su viabilidad, etc.

En nuestro despacho somos totalmente honestos, no nos sirve para llevar un asunto contarle al cliente que su tema es viable y que tiene muchas posibilidades. No es nuestra política y 20 años de servicio a nuestros clientes nos ha demostrado que ser honestos con ellos, con las soluciones dadas, con nuestras opiniones verdaderas, nos han granjeado un mayor número de clientes y mas confianza en nuestras decisiones.

¿Qué pensaríamos de un médico que nos dijera que todo va bien cuando las pruebas indican lo contrario?, pues un abogado debe seguir la misma política, hablar con el cliente, con franqueza y honestidad, recomendarle lo mejor para la defensa de sus intereses o incluso, informarles de la inviabilidad de su asunto o las dificultades que conlleva. La defensa del cliente es lo primero y por ello se ha de hacer desde la máxima confianza y transparencia.

Si el cliente y el abogado tienen mutua confianza, la relación será positiva y el resultado óptimo para el cliente, que siempre será conocedor de los pormenores de su asunto y del trabajo realizado, lo que redunda en un resultado positivo y adecuado a sus necesidades.

En resumen, en la abogacía, lo barato, sale caro, es mejor que sea competitivo, la experiencia es un grado y el mejor profesional es en el que se puede confiar y confío.

Fotos de yanalya/Freepik