Imagen de cabecera de la página

Incapacitación Judicial, Tutelas y Curatelas

En ocasiones y por diversos motivos una persona puede tener una falta de capacidad para autogobernarse y puede requerir de la ayuda de un tutor o curador para la toma de decisiones. El mecanismo legal para estos casos es la incapacitación judicial y solamente la puede otorgar un juez en función de unos criterios estrictos y definidos.

¿Por qué solicitar la incapacitación judicial?

Solicitar la incapacitación judicial de un familiar no es para nada algo negativo, precisamente lo que se busca es defender los intereses y el patrimonio de las personas frente a abusos de terceros o de la toma de  decisiones de alguien que ha podido perder el juicio por enfermedad mental o deterioro cognitivo, por poner algunos ejemplos.

Además la incapacidad judicial da acceso a obtener ayudas para la familia o cuidadores y a desgravaciones fiscales o prestaciones por dependencia.

¿Quién puede iniciar un procedimiento de incapacitación?

Para que alguien pueda ser declarado incapacitado judicialmente es necesario emprender un procedimiento judicial bajo la autorización del afectado, sus familiares directos, su cónyuge o las personas que hayan ejercido durante su minoría de edad su patria potestad o tutela.

En estos procedimientos siempre se parte de la presunción de capacidad, por lo tanto es el solicitante quien debe demostrar que existen claras limitaciones cognitivas por ejemplo en caso de enfermedad mental, discapacidad intelectual o deterioro cognitivo grave.

Tutelas y curatelas

Dentro de la incapacitación existen los conceptos de tutela y curatela los cuales no son siempre diferenciados.

La finalidad de la tutela es proteger jurídicamente a las personas incapacitadas y para garantizarlo se puede asignar un tutor que se encargará del cuidado y de la gestión del patrimonio. Los tutores legales pueden ser elegidos por la persona incapacitada, pueden ser sus familiares directos, la autoridad publica o quien designe el juez.

La curatela sin embargo busca designar a una persona para complementar la capacidad del individuo incapacitado en los casos en los que el incapacitado lo es de forma parcial y no total. De modo que el curador solo puede encargarse de aquellos aspectos patrimoniales que haya dispuesto el juez.

¿Cómo solicitar la incapacidad judicial?

Como ya hemos comentado, la incapacidad solamente puede ser otorgada por un juez, por lo que hay que iniciar un procedimiento judicial para su solicitud.

Nuestros abogados con una gran experiencia dentro del derecho de familia le asesorarán y se encargarán de iniciar los procedimientos necesarios proporcionándole la cercanía que se necesita en estos momentos.

Recabaremos toda la documentación y realizaremos las gestiones necesarias durante todo el proceso para que usted no tenga que preocuparse de los tramites y pueda estar cerca y apoyando sus seres queridos.

Una vez concedida la incapacidad judicial también le ayudaremos si así lo desea con las rendiciones de cuentas anuales, las solicitudes de autorizaciones judiciales para la venta de bienes, autorizaciones de ingreso en instituciones residenciales, etc.

En Barbero & Lucas abogados estamos muy comprometidos con nuestros clientes y es por ello que le ayudaremos en cada paso del procedimiento judicial incluso una vez terminado este.